• English language
  • Spanish language
  • Portuguese
+ 1 (305) 445-1341
Latin American Agribusiness Development Corporation S.A.

Latin American Agribusiness Development Corporation S.A.

Local Knowledge Focus Flexibility

Carta para Accionistas - 2016

Nos enorgullece presentar una vez más un informe favorable sobre el año fiscal 2015-16 de LAAD. El año se caracterizó por la continuidad de precios bajos en las materias primas, condiciones climáticas desfavorables y cambios políticos en muchos de los países en los que operamos. A pesar de esto, gracias a la distribución de USD 236 millones en 266 proyectos nuevos en 15 países, se logró la creación de más de 9,600 puestos de trabajo y a la generación de aproximadamente USD 200 millones en divisas extranjeras para la región, la empresa obtuvo resultados notables.

En su artículo de junio de 2016, “The Future of Agriculture” (El futuro de la agricultura), la revista The Economist destacó que entre hoy y el año 2050, la población mundial podría aumentar de 7.3 mil millones a 9.7 mil millones. En relación a este tema, en octubre de 2009, un foro de expertos de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (Food and Agriculture Organization, FAO) predijo que este crecimiento podría requerir un aumento del 70 % en la producción agrícola, lo que debe venir forzosamente de los aumentos en el rendimiento promedio, dado que la mayor parte de las tierras cultivables ya se encuentran en producción. Esta población cada vez mayor no solo necesitará alimentarse, sino que, además, será más exigente que la población de consumidores actuales en cuanto a la calidad, la seguridad y el impacto ambiental de sus alimentos. The Economist plantea lo siguiente: “En el futuro, ¿cómo será posible alimentar a todo el mundo sin causar daños irreparables a los océanos y suelos del planeta?” El artículo responde que, para lograrlo, la agricultura deberá parecerse al proceso de fabricación en serie para poder minimizar los efectos adversos de los “caprichos de la naturaleza” y garantizar una producción confiable. A su vez, esto requiere un mayor desarrollo tecnológico y su aplicación en sistemas de riego, la genética y el manejo de la información actualizada. En esencia, el artículo dice que para alcanzar el éxito, los agricultores deben ser innovadores.

Desde su posición como entidad financiera del sector agrícola, LAAD ha sido testigo directo de esta tendencia que se ha ido desarrollando durante los últimos años. Hemos observado también que, durante 2016, la agroindustria latinoamericana tuvo que enfrentar desafíos debido al clima adverso que afectó a Brasil, Colombia y Centroamérica. Como agravante de esta situación, hubo caídas en los precios de diversas materia primas importantes, como la soya y el maíz, situación que afectó a los productores de Brasil, Argentina, Paraguay y Uruguay.

Esta serie de factores externos llevaron a los productores a reforzar sus unidades productivas mediante la consolidación y la integración vertical, tendencias que se espera que aumenten en el futuro, ya que la eficiencia y los bajos costos de producción se convierten en una necesidad para poder tener éxito. Además, LAAD ha observado una tendencia entre los productores agrícolas quienes han dirigido su atención a renovar sus cultivos a través de variedades de plantas nuevas y mejoradas e incluso la diversificación hacia frutas “innovadoras” que han comenzado a tener una gran demanda. Los agricultores también siguen invirtiendo en sistemas mejorados de riego y aplacamiento del clima, como así también en la adopción de nuevas tecnologías en torno a la infraestructura de invernaderos, a los sistemas de riego inteligentes y a la agricultura de precisión. Además, están invirtiendo en nuevas variedades de vegetales y frutas, las cuales se están desarrollando a un ritmo más rápido que en el pasado. Estas tecnologías nuevas ayudan a los agricultores a obtener una mejor producción y cultivos de mayor calidad. Al mismo tiempo, las nuevas variedades les permiten ingresar en mercados clave, como Japón, Corea, China, Estados Unidos y la Unión Europea. LAAD se asoció con algunos de sus clientes para desarrollar diversos proyectos innovadores en Latinoamérica. En los párrafos que siguen, se detallan algunos de los casos más destacados.

En Chile, LAAD otorgó un préstamo de USD 1.8 millones a Frutícola Montegiallo para montar una plantación de kiwi jintao en el Valle de Curicó, 200 km al sur de la ciudad de Santiago. El proyecto está a cargo de un prestigioso productor de kiwi chileno, el Sr. Christian Abud, y los resultados de la plantación se publicaron y compartieron con la industria local de kiwi. Jintao es una variedad de kiwi de color amarillo con una gran demanda por parte de los mercados asiáticos. Por consiguiente, el proyecto Montegiallo es pionero en los esfuerzos por renovar las antiguas plantaciones chilenas de kiwi verde con las variedades amarillas de mayor valor. El proyecto se llevó a cabo con el uso de tecnologías innovadoras de vanguardia, lo que incluye un sistema techado que permite lidiar con las enfermedades y los eventos climáticos desfavorables, garantizando así una mayor producción de frutos de calidad superior. La principal tecnología para este proyecto se importó de Italia y se mejoró en Chile, y está modernizando a la industria de kiwi chilena. En función de los resultados favorables obtenidos, este proyecto ya ha generado un gran impacto en la industria.

En la República Dominicana, LAAD otorgó un préstamo a plazos de USD 3.5 millones a la empresa Dominican Tropical Fruits (DOT Fruits), S.R.L. para que pudiese completar la compra de una plantación de mangos de 258 hectáreas. Dot Fruits es una empresa dominicana fundada en 2006 que, gracias a esta adquisición, se ha posicionado como el mayor exportador de mango de la República Dominicana, al generar casi el 80 % del valor total de las exportaciones. Dot Fruits exporta su propia producción, como así también la de más de 40 productores externos. Mediante este sistema, Dot Fruits ha creado más de 200 puestos de trabajo directos y casi 500 puestos de trabajo indirectos, lo cual ayuda de manera significativa a la región sur del país. Agricolombia es una empresa colombiana de aceite de palma ubicada en el municipio de San Pablo, 300 kilómetros al noreste de Bogotá. La empresa recibió de LAAD un préstamo de USD 2.0 millones que se utilizó para capital de trabajo. En los años noventa, San Pablo era un área peligrosa, con mucha inseguridad y violencia. Durante los últimos 10 años, Agricolombia ha estado trabajando en esta región y, actualmente, posee 1,255 hectáreas de plantaciones. La empresa genera más de 160 puestos de trabajo permanentes, y la mayoría de los empleados que contrata provienen de comunidades vulnerables que antes tenían escasas oportunidades de empleo. Gracias a las inversiones y a las operaciones de empresas como Agricolombia, el municipio de San Pablo se ha vuelto muy dinámico y se ha centrado en el desarrollo social y económico sostenible de sus comunidades rurales. La industria del aceite de palma ha generado empleos permanentes, ha permitido la llegada de divisas extranjeras gracias a las exportaciones y, al mismo tiempo, no es perjudicial para el ambiente, ya que preserva la cubierta vegetal y protege los recursos hídricos.

En Costa Rica, LAAD expandió su apoyo a Agroindustrial Las Mellizas, S.A., una empresa de producción/exportación de café de cuarta generación ubicada en Sabalito de Coto Brus, Puntarenas, cerca de la frontera panameña. La agricultura es la principal actividad económica de esta región, la cual cuenta con las condiciones ideales para el cultivo de café de grano estrictamente duro. El turismo aún sigue siendo insignificante en esta área y, por este motivo, Agroindustrial Las Mellizas, con su plantación de café de 690 hectáreas, es uno de los principales empleadores de las comunidades locales. Gracias al apoyo de LAAD, la empresa adquirió un clasificador óptico a todo color de última generación que incorpora un software avanzado para el procesamiento de imágenes digitales y funciones de ajuste automático de la imagen. Esto no solo le permite a Las Mellizas mejorar su programa de garantía de calidad, sino también reducir los volúmenes de rechazo entre un 10 % y un 15 %.

La oficina de LAAD en México continúa apoyando el crecimiento de la industria de las frutas finas (como los arándanos, las frambuesas, las fresas y las moras). En los mercados globales, la tendencia hacia un estilo de vida saludable está impulsando la demanda de diversas frutas finas, gracias a que son reconocidas por sus propiedades antioxidantes. Desde 2009 a 2015, el área de producción de frutas finas del país casi se ha duplicado de 22,000 a 42,000 hectáreas. El impacto social de este crecimiento es muy significativo en términos de generación de empleo, lo cual ayuda a reducir la migración rural hacia áreas urbanas. LAAD ha financiado una variedad de proyectos de frutas finas, desde proyectos greenfield (desde cero) hasta inversiones en la ampliación de plantaciones existentes. Incluso aquellos clientes que tuvieron éxito con la producción de otras frutas o vegetales están actualmente incursionando en el negocio de las frutas finas para efectos de diversificación. Este es el caso de Hassiba, S.A. de C.V., bajo la dirección del Sr. Erick Ibáñez. Se trata de un gran productor de aguacate que recibió un préstamo de USD 2.0 millones para desarrollar una plantación de arándanos de 20 hectáreas. Otro ejemplo es Grupo Industrial Anguiano, S.A. de C.V. operado por el Sr. Oscar Anguiano y sus hijos. Son propietarios de 7 hectáreas de invernaderos para producir pimientos y, con el apoyo de LAAD, han establecido 5 y 25 hectáreas de plantaciones de frambuesas y arándanos, respectivamente.

Con el paso de los años, LAAD se ha encontrado con dos grupos de agricultores: aquellos con una mirada negativa hacia el futuro, quienes rechazan la innovación y se aferran a los métodos de eficacia comprobada del pasado; y aquellos que ven un futuro brillante para la agricultura, quienes tratan de innovar e incorporar la mayor cantidad de tecnología posible. La cartera de LAAD está compuesta por esos agricultores con visión de futuro, que están impulsando el progreso de la agricultura latinoamericana. En nuestra empresa, combinamos ambas perspectivas, estamos bien arraigados a nuestras tradiciones y a nuestra cultura, pero tratamos de implementar todos los años tecnologías innovadoras que le permitan al banco progresar aún más y que tengan un mayor impacto positivo en los proyectos que financia. Todos esos esfuerzos se reflejan en los resultados de 2016 de LAAD.

A pesar de las dificultades externas mencionadas anteriormente, LAAD superó los resultados operativos y financieros de 2015 y logró nuevos récords en diversos indicadores. Los desembolsos para el 2016 alcanzaron los USD 236.1 millones, un aumento del 22 % con respecto a 2015. Estos fondos se otorgaron a 266 proyectos en 15 países y han llevado nuestra cartera de agronegocios a los USD 667 millones, lo que supone un aumento del 15.6 % con respecto al año 2015 y un récord absoluto. A este ritmo, LAAD está bien encaminada a alcanzar la cartera prevista de USD 1.0 mil millones para el año 2020.

Con desembolsos de USD 36.3 millones, Nicaragua se convirtió en el mercado principal de LAAD. Los 37 préstamos otorgados en Nicaragua se destinaron a las industrias del café, el ganado y el maní. Por primera vez desde que comenzaron las actividades en el país, Brasil pasó a ser el segundo mayor mercado de desembolsos de LAAD, con una suma de USD 32.8 millones otorgados en 29 préstamos. Ecuador siguió contribuyendo de manera significativa al crecimiento de la cartera de LAAD, con USD 28.3 millones otorgados a 31 clientes. Después de varios años de un crecimiento relativamente lento, en 2016 Chile se convirtió en el cuarto mercado más grande de LAAD, con USD 20.9 millones otorgados a 32 proyectos. LAAD otorgó préstamos por casi USD 19.8 millones en Costa Rica y USD 18.4 en México. A estos países los siguieron Perú (USD 17.1 millones), Guatemala (USD 17.0 millones), Colombia (USD 13.2 millones), República Dominicana (USD 12.4 millones) y Paraguay (USD 11.9 millones). Nuestra financiación total durante 46 años ha aumentado a USD 2.08 mil millones otorgados a 4,146 proyectos de agronegocios en 28 países.

Incluso en condiciones de mercado “normales”, los resultados operativos de 2016 de LAAD se considerarían excelentes. Dadas las adversidades del año, deberían calificarse como excepcionales. En 2016, el ingreso neto de LAAD alcanzó la suma de USD 19.5 millones, un aumento del 11 % respecto de 2015. Estas ganancias producen una rentabilidad del 12.8 % sobre el patrimonio neto promedio, apenas por debajo del 12.9 % alcanzado el año anterior.

En 3.2:1, el apalancamiento financiero de LAAD continua siendo extremadamente bajo para la industria. Las pérdidas del año alcanzaron el 0.38 % de la cartera de agronegocios, apenas por encima del 0.35 % de 2015, pero aun así es una medida de la calidad de nuestra cartera de préstamos. Con los años, el historial de pérdidas de LAAD ha demostrado que es posible financiar la agricultura de manera eficaz, siempre y cuando se entienda completamente el negocio.

La gerencia de LAAD continúa enfocándose en el impacto del desarrollo del agronegocio como su principal objetivo al analizar nuevas solicitudes de préstamos. Sin embargo, consideramos que la rentabilidad es la medida más pragmática de nuestra eficacia operativa. Esta medida ha seguido mejorando y, en 2016, pagó un dividendo de USD 9,190 por acción, lo que supone un aumento del 10.5 % con respecto al año anterior y un récord absoluto. Este dividendo representó el 25 % de nuestros ingresos netos. Durante el periodo 2015-2016 sentimos la necesidad de brindar un reconocimiento especial a nuestros clientes. Su trabajo duro, positivismo y tenacidad han sido una inspiración para todos nosotros en LAAD y algo que hemos tratado de imitar. Ha sido un honor acompañarlos y afrontar los desafíos de este año. De manera similar, la Junta Directiva de LAAD nos brindó el apoyo y la orientación necesarios para continuar esforzándonos y alcanzar los excelentes resultados obtenidos. Con frecuencia, en muchas empresas se promociona el trabajo en equipo, pero creemos que LAAD podría competir de manera favorable con otras empresas en este aspecto. El compromiso y la dedicación del personal de LAAD no solo permiten que esta sea una empresa altamente eficaz, sino también el segundo hogar de todos los que trabajan aquí.

Si bien el FMI redujo recientemente el pronóstico de crecimiento para Latinoamérica a 1.2 % en 2017, estamos seguros de que tanto LAAD como sus clientes seguirán teniendo éxito en 2017. Por nuestra parte, haremos lo posible por aumentar la producción agrícola y contribuir a alimentar la población mundial en crecimiento.

Por último, hacia finales de 2016, se alcanzó un hito significativo, dado que LAAD llevó a cabo la transición del puesto de Presidente y Director Ejecutivo del Sr. Benjamín Fernandez III al Sr. Gustavo Martínez, quien comenzó con LAAD en 1998 como analista financiero y luego fue ascendido a Vicepresidente Regional y finalmente a Director Financiero en 2009. Esto se implementó luego de un proceso de capacitación y selección que duró cuatro años, en el cual Accionistas de LAAD y la Junta Directiva participaron activamente para su éxito. Al mismo tiempo, el Sr. Rafael Cestti fue promovido a Director Financiero y, junto con el Sr. Oscar Luzuriaga, son los nuevos miembros de la Junta Directiva de LAAD. Todos deben sentirse orgullosos de esta transición gradual durante la cual LAAD nunca perdió su “rumbo” hacia el crecimiento continuo y hacia mayores logros en el futuro.

Ben Fernandez III

Benjamín Fernández III
President